Redescubriendo mi Espiritualidad.

En un momento de meditación.

Es Domingo de Resurrección y me he levantado con la llamada de mi nieto, quien había estado marcando desde un número desconocido para mí hacía ya un par de días. Joaquim finalmente descubrió que podía dejar mensajes, así fue como supe quién me estaba llamando.

Un minuto después de escuchar su mensaje y antes de que pudiera volver a marcar recibí otra llamada de él, nos saludamos y me pregunto sin mucho interés porque no había contestado sus llamadas, luego me contó con la emoción de un niño de cinco años cuántos huevos de Pascua había recolectado y cómo los había encontrado.

Cuando terminó la conversación, me levanté, a preparar algo para comer y pensé en salir a caminar. Pero cuando terminé mi desayuno y abrí la puerta principal para sentir la temperatura decidí volver por mi café y terminarlo en el patio. Entonces allí, el canto de los pájaros me estimuló a cambiar la caminata por meditación.

Encontre una meditación para conectarme con mis guías espirituales , seguí sus pasos y entré en un estado de meditación profunda, me conecté con una energía familiar la cual sentí similar a la que sentía al estar cerca a mi padre y a la que siento cuando estoy cerca de mi nieto, también me conecte con mis dos hijos.

En el proceso para llegar a la meditación profunda escogí un paisaje de playa, un sitio que aún sin conocer lo sentí familiar, una combinación de selva y playa, algo parecido a Higuerote en el Estado Mirando de mi querida Venezuela. La paya tenía un delfín, y mi abuelo paterno se llamaba Delfín, que me esperaba para darme la bienvenida, en la orilla de la playa estaba Fifi, una perrita Yorkshire, y su coquetería me recordó a mi suegra. Yo entre al agua y nadé hacia una balsa de bambú donde me acosté a contemplar el paisaje. Delfín nadaba alrededor de la balsa donde estábamos Fifi y yo; a lo lejos se escuchaba el sonido del vapor de agua saliendo de los espiráculos de las ballenas jorobadas. Una experiencia mágica.

Mirando hacia la playa desde el mar vi el paisaje selvático con un camino que conducía hacia una casita de madera parecida a una choza, totalmente cerrada. Trate de abrir la puerta pero no pude, entonces la guía me indicó que colocara mi mano en el lector al lado derecho de la puerta y esta se abrió. Luego me dijo que podía entrar sola o invitar a alguien, pensé en invitar a la perrita, pero ella se quedó afuera en posición de vigilia. Cuando decidí entrar sola apareció mi papá y lo invite a entrar conmigo.

Dentro la guía dijo que podía decorar las paredes a mi gusto, así que decidí colocar en una pared un cuadro con mi rostro que mi hija había pintado en un estilo abstracto con colores cálidos. Coloqué algunas plantas tropicales, objetos decorativos heredados de mi familia, una mesa de madera rústica en donde estaba el caimán de bronce que mi padre usaba como pisa papeles. El techo era alto con vigas de madera y las paredes blancas con aspecto de bahareque y cal. La casa y su decoración se mezclaban con la naturaleza.

La guía luego me indicó colocar tres sillas en el lado norte de la mesa y una en sentido opuesto en la cual se sentaría mi invitado, y yo me sentaría en el medio de las otras tres sillas. Entrando, en la pared a la derecha tendría un reloj colgado y un calendario. Luego, la pared contraria tendría una pantalla para proyectar imágenes. En la mesa habría una computadora y controles para audio, video y un elevador.

El elevador estaría del lado de la pared con el reloj y tendría diez pisos que yo controlaría usando el botón rojo. De ese elevador vendrían dos personas escogidas por mi para esta reunión, pero tendrían que ser personas espiritualmente avanzadas. Entonces en este momento comencé a llorar un llanto de alivio y decidí invitar a Víctor, mi hijo, a quien recibí con un abrazo y le pedí que se sentara a mi derecha; luego invite a Oliviana, mi hija, a quien recibí con otro abrazo y le pedí que se sentara a mi izquierda.

Al fondo de la casa se encontraba la cocina con alimentos orgánicos y productos naturistas, justo al lado de la cocina estaba una habitación con productos homeopático, flores de Bach y aromaterapia para la curación del cuerpo, la mente y el alma.

Con el botón verde controlaría la pantalla donde se proyectarían mis pensamientos con las preguntas que yo quería formular y las respuestas que vendrían a mi mente. En ese momento pregunté: ¿Por qué se me ha hecho tan difícil solucionar mi situación financiera? La guia me aconsejo que le preguntara a mis acompañantes y me tomara un momento para escuchar y asimilar la respuesta.

Porque tienes miedo y no hay nada porque temer, escuche tres voces hablando al unísono, luego la voz de mi hija diciendo: Termina lo que has comenzado, tu proyecto inicial, y verás como todo se desencadena a tu favor.

Mi papá se levantó, luego se levantaron mis hijos y se acercaron a mí abrazándome en un abrazo grupal donde mi papá nos cubría a todos, me sentí muy tranquila y lloré toda la incertidumbre y ansiedad que quedaba dentro de mi. Les di las gracias y salí de la casa, afuera me esperaba Fifi y detrás de ella nadando en el agua Delfín, yo caminé hacia la playa y nadé de nuevo hacia la balsa de bambú donde me acosté a contemplar el paisaje. Delfín nadaba alrededor de la balsa donde estábamos la Fifi y yo; a lo lejos se escuchaba el sonido del vapor de agua saliendo de los espiráculos de las ballenas jorobadas. Sentí a mis seres queridos, los que han partido antes que yo, en la presencia de las Jorobadas.

Diez, nueve, ocho, regresando del viaje espiritual, siete, seis, cinco, relajada y feliz, cuatro, tres, dos, uno, despierta y viva.

Abrazos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .